menu

create account login

¡Administra tus finanzas como un profesional! 4 tácticas de autónomos y gerentes

GESTIONAR LAS FINANZAS DE TU ACTIVIDAD YA ES EN SÍ mismo UNA ACTIVIDAD. AÚN MÁS CUANDO TE ESTRENAS COMO AUTÓNOMO. ÉSTOS SON ALGUNOS CONSEJOS UNIVERSALES PARA AYUDARTE A ADMINISTRAR DE LA MEJOR FORMA POSIBLE TUS FINANZAS Y ASÍ PODER DEDICARTE SERENAMENTE A TU NEGOCIO.

 

Breve regreso al pasado: seguramente recuerdas el primer euro ganado con orgullo gracias a tu actividad emprendedora. Un recuerdo importante porque marca tu comienzo en el mundo de los negocios, aquel día en el que alguien estuvo dispuesto a pagar por uno de tus productos o servicios de calidad. Pero ese evento fundacional marca sobre todo tu entrada en el emocionante pero opaco mundo de la gestión financiera empresarial…

En los primeros tiempos aprendes los conceptos básicos de gestión financiera a base de intentos y de errores, hasta que consigues suficientes fondos como para contratar a alguien que lo haga por ti … o no (como la mayoría de los autónomos). La mayoría de los empresarios comienzan con un presupuesto ajustado y no tienen los fondos necesarios para hacer « locuras » como el tan anhelado « adminfin » con el que todos sueñan. Todavía tendrás que valerte por sí mismo algún tiempo más.

 

¡Te brindamos una ayudita extra retomando las 4 principales y universales tácticas que te facilitarán administrar tus finanzas profesionales!

 

Koalaboox_factora

 

 

TÁCTICA 1: ¡fíjATE un PRESUPUESTO!

A veces, un presupuesto es largo y complicado de elaborar, y aún más difícil de mantener a lo largo del tiempo. Pero en lugar de hacerlo a ojo, dependiendo de tus ingresos y gastos financieros, fíjate un presupuesto. Aunque sea básico, te ayudará a mantenerte bien encaminado en caso de imprevistos.

Desgraciadamente los imprevistos son el pan de cada día.  Y en el escalón más alto del podio, encontrarás los problemas de flujo de tesorería. Por ejemplo, si un cliente importante decide reducir su cantidad de pedidos, consultar su presupuesto te permitirá evaluar de la mejor manera el impacto de este cambio. ¿Necesitas reducir los costes de inventario o los de mano de obra para salir adelante? ¿Puedes reducir los costes en otras partidas para asegurarse poder sobrellevar esta pérdida inmediata de ingresos? ¿O tal vez reconsiderar una u otra inversión una vez superada esa pérdida?

Por el contrario, si todo va bien, tu presupuesto te permitirá proyectar tus ingresos y administrar tus gastos mes a mes. Si aparece una oportunidad para hacer crecer su negocio, pero requiere una gran inversión, tener un presupuesto puede ayudarte a determinar si es asequible e ideal para tu negocio.

Pero no olvides que los presupuestos no son una prueba de éxito o de fracaso. Son una referencia para ayudarte a administrar los costes, determinar si tus objetivos de ganancias están a tu alcance y hacer los ajustes necesarios.

 

Volver a leer: ¿A dónde fue a parar mi dinero? Elabore un presupuesto comercial en 5 pasos

 

 

TÁCTICA 2 : ¡ELABORAR UN FONDO DE EMERGENCIA!

¿Qué pasa si tu cliente más importante está en bancarrota? ¿O si aparece una nueva forma de competencia que reduce parte de tus ingresos?

Ahí es donde interviene el fondo de emergencia.

Bien conocido por las empresas con actividades estacionales o de riesgo, el fondo de emergencia puede ayudarte a asegurar un flujo de tesorería a pesar de un período sin ingresos. Obviamente, la cantidad que puedes depositar en un fondo de emergencia depende de lo que puedas ahorrar, lo que te quede al restar tus gastos. Idealmente, un fondo de emergencia cubre entre 3 meses y 1 año de gastos … pero reunir esas cantidades suele ser difícil para la mayoría de los autónomos.

Nuestro consejo es comenzar con los ahorros de un mes y aumentar poco a poco con importes, incluso mínimos que pueda ir metiendo en una cuenta de ahorros. Este fondo no te dará muchos intereses … El objetivo es que el dinero esté allí, disponible en caso de necesidad.

 

TÁCTICA 3: Páguese PRIMERO

Durante la fase de puesta en marcha, muchos propietarios de pequeñas empresas sacrifican su propio salario para ejecutar sus operaciones.

Aunque tengas suficientes ahorros personales para contrarrestar esta pérdida de ingresos, renunciar a tu propio salario no es una solución inteligente. Al elaborar tu plan de negocio, considera incluir tu salario desde el primer día. De esta manera, tendrás una representación exacta del capital que necesitarás para financiarlo.

Vale, seamos realistas, definir tu propio salario inicial no es tarea fácil. ¿Por cuánto empezar y dónde poner el límite? Al principio, págate lo suficiente como para satisfacer tus necesidades básicas y luego aumentate tu salario después de alcanzar el punto de rentabilidad.

Importante para el futuro: Aunque estés dispuesto y seas capaz de aceptar una bajada temporal de tus ingresos, pagarte menos de lo que vale tu trabajo te dará una imagen errónea de tu negocio. Tanto tú como los inversores a los que desees involucrar, ahora o en el futuro, tendréis una imagen distorsionada de la evolución financiera de tu negocio.

 

Koalaboox

 

TÁCTICA 4: ¡cuidado con las deudas!

Desde que comenzó la crisis en 2008,  la deuda es el centro de todas las atenciones (y de temores). Paradójicamente, después de dar de alta tu empresa, te darás cuenta de que recibirás muchas promociones para nuevas tarjetas de crédito y préstamos de todo tipo. Es un secreto a voces que la mayoría de las empresas confían en la deuda para su lanzamiento, crecimiento o superar un momento difícil. Es inútil volver a los diferentes escenarios desagradables que pueden ocurrir si no puedes saldar tu deuda.

Por otro lado, existen herramientas modernas y de utilidad comprobada como el factoring, que te permiten evitar recurrir a créditos y respaldan a la vez el crecimiento de tu actividad. Anteriormente desconocido, el financiamiento de facturas se ve como una oportunidad de crecimiento a bajo coste y bajo riesgo, al tiempo que garantiza un capital de maniobra regular para alimentar tu presupuesto.

 

Volver a leer : ¡6 consejos para evitar los pagos atrasados!

 

Recuerda, administrar tus finanzas personales son un negocio en sí mismo. Necesitas controlar tu capital de maniobra (Cashflow), establecer objetivos y no dudar en reorientar tus prioridades si las cosas no salen como estaban previstas. Al aplicar estos principios a tu pequeña empresa, puedes comenzar tu negocio sobre una base financiera transparente y evitar algunas trampas en las que muchos nuevos empresarios todavía caen.

 

Fotos : Koalaboox